ENFERMEDADES, NUTRICION, REMEDIOS, VIDEOS

Alcachofa para bajar de peso, cura el estreñimiento, problemas del hígado, para qué sirve

La alcachofa es una de las fuentes vegetales más ricas en calcio, hierro, magnesio y potasio. También contiene fibra y cinarina, un compuesto que se conoce por estimular el funcionamiento del hígado.

Ya sea que usted esté tratando de controlar su peso, disminuir su ingesta de sodio o limitar las grasas, la alcachofa puede ayudarle. Una alcachofa mediana proporciona 60 calorías, y es un alimento con menos de 1 g. de grasa. La alcachofa es una hortaliza tan sabrosa como polivalente, entre sus hojas se esconde todo un tesoro de vitaminas, minerales, antioxidantes, y además es un alimento libre de colesterol y bajo en sodio.

Otras propiedades que hacen de la alcachofa un alimento muy saludable incluyen:

  • Buena fuente de vitamina C y ácido fólico. Una alcachofa mediana provee el 10% de vitamina C y el 27% de ácido fólico que necesita el cuerpo.
  • Baja en calorías y en índice glucémico, por lo que es excelente para personas que están tratando de perder peso.
  • Las alcachofas contienen los fitonutrientes cinarina y silimarina, dos antioxidantes que promueven la producción de bilis y fortalecen el hígado.
  • Las alcachofas pueden ser una de las mayores fuentes de antioxidantes en la dieta.

Hoy día, la alcachofa se ha convertido en una hierba medicinal importante a raíz del descubrimiento de la cinarina. Este compuesto de sabor amargo, que se encuentra en las hojas, mejora la función del hígado y de la vesícula biliar, estimula la secreción de jugos gástricos y disminuye los niveles de colesterol en la sangre.

Para qué sirve la alcachofa?

Sus maravillosas propiedades digestivas, la hacen ideal para tratar enfermedades como el ácido úrico, el reuma, y los problemas del hígado.

La alcachofa se utiliza además en las dietas, y es que gracias a sus fibras vegetales es más que perfecta para controlar el apetito al absorber el agua del estómago, dándonos así una sensación muy adecuada de saciedad

Reduce los triglicéridos en la sangre, por lo cual se hace realmente valiosa para combatir nuestro colesterol: reduce el malo y aumenta el HDL, el considerado como bueno.

Nos ayuda a regular el estreñimiento y las diarreas, gracias a su alto contenido en fibra.

La alcachofa tiene entre sus propiedades el aliviarnos la acidez del estómago, eliminando también dolores, distensiones y molestias.

Dispone además de cualidades diuréticas, elimina la retención de líquidos del cuerpo, elimina toxinas, es pues la ideal para problemas de la gota, de artritis, enfermedades hepáticas, problemas circulatorios, y para reducir grasas en caso de obesidad.

Gracias a sus efectos positivos sobre el hígado, mucha gente asegura que las alcachofas son un excelente tratamiento para aliviar la resaca o (cruda).
¿Cómo tomar la alcachofa?

La mejor manera para disfrutar de las alcachofas es al vapor y cocidas, una vez hechas puedes acompañarlas con un poco de aceite de oliva y vinagre de manzana. Son tan sanas como sabrosas.

Recuerda que para cocinarlas, debes limpiarlas y recortarlas un poco: el tallo y la piel del exterior. (El tallo, por su parte, es muy adecuado para sopas y en ensaladas).

Si quieres disfrutar de ellas hervidas, ponlas en una olla con agua y añade luego el jugo de 1 o 2 limones, tapa a la olla y cuando el agua comience a hervir déjalas cocer unos 30 o 40 minutos a fuego lento. Luego sácalas y escúrrelas, será entonces cuando las tengas listas para consumir.

¿Cómo preparar el té de alcachofa para adelgazar?

Como te hemos señalado anteriormente, la alcachofa suele utilizarse a menudo para realizar dietas adelgazantes. Gracias a sus propiedades para saciar el apetito, y para eliminar líquidos, se alza por sí sola como una de las hortalizas más adecuadas para estos casos. Un modo de hacerlo es mediante el té de alcachofa. Hoy  te explicaremos cómo hacerlo y cómo tomarlo:

Ingredientes que vas a utilizar:

  • 20 gramos de hojas de alcachofa.
  • 1 taza de agua hirviendo.

Como lo vamos a preparar:

  1. Lleva las hoja de la alcachofa ya limpia, a una olla que tengas con agua hirviendo.
  2. Dejar hervir durante unos diez minutos.
  3. Cuando ya hayan pasado diez minutos quítalas del fuego, escúrrelas y déjalas reposar otros cinco minutos.
  4. Cómo tomar el té de alcachofa para adelgazar:
  5. Puedes consumir hasta 3 tazas diarias.
  6. Para que el efecto saciante de la alcachofa tenga más efecto, se recomienda tomar una taza de té de alcachofa 30 minutos antes de cada comida. Notarás los resultados.

Contraindicaciones de la alcachofa.

Aunque en ningún caso es tóxica, se desaconseja su utilización en las lactantes, porque su uso conlleva la disminución de la producción de la leche. Tampoco están recomendadas en pacientes con piedras en la vesícula.

Recuerda que nuestros remedios pretenden ayudarte a encontrar soluciones naturales y estar informado, pero nunca deben sustituir una consulta médica. Es fundamental que consultes a tu médico sobre este o cualquier otro tratamiento natural, así como posibles contraindicaciones o incompatibilidades.

¿Te ha sido útil este articulo? Si es así, compártelo con familiares, amigos, conocidos o con cualquier otra persona que creas que pudiera necesitarlo y ayúdanos a promover una buena salud para todos!.

Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *