ENFERMEDADES, REMEDIOS, VIDEOS

Conocías el poder anticancerígeno de las semillas de uvas

Gracias a su aporte de antioxidantes y nutrientes las semillas de uvas, alteran el ambiente que necesitan las células tumorales para desarrollarse y producir daños en nuestro organismo.

A pesar de que aún no existe una cura definitiva, se ha determinado que la naturaleza ofrece muchas sustancias con poder anticancerígeno. Y es que; aunque solemos ignorarlo, a la mano contamos con maravillosas opciones para mejorar las defensas de nuestro organismo y evitar un amplio abanico de enfermedades.

Entre estas nos encontramos con un aliado pequeño y accesible que; aunque la mayoría lo desechan, podría tener efectos positivos en la lucha contra varios tipos de cánceres. Se trata nada más y nada menos que de las semillas de uvas, un suplemento que se está haciendo popular por su amplia variedad de beneficios.

La semillas de uvas, son grandes aliadas contra el cáncer.

Las uvas han hecho parte de la alimentación regular de miles de personas en el mundo, y aunque la mayoría prefiere desechar sus semillas, cada vez son más los que deciden aprovecharlas para mejorar la salud. No obstante, consumidas en su estado natural le otorgan al cuerpo importantes beneficios para optimizar el funcionamiento de sus órganos más importantes.

Lo más interesante de todo es que han dado resultados positivos en la destrucción de las células cancerígenas de varias partes del cuerpo. Todo indica que un compuesto bioactivo conocido como B2G2, con poder antioxidante, tiene la capacidad de frenar el crecimiento de los tumores, al alterar el ambiente que necesitan para desarrollarse.

En una investigación publicada por la revista Nutrition and Cancer, se reveló que el extracto de semillas de uva puede destruir las células malignas de los tumores sin alterar las células sanas. Los responsables del estudio determinaron que los antioxidantes y nutrientes de este suplemento altera las condiciones que requieren las células tumorales para proliferarse.

En concreto, esta puede alterar el ADN de las células cancerosas a través del incremento de las especies de oxígeno reactivo, lo cual podría disminuir algunas variedades de la enfermedad hasta un 67%.
La semillas de uvas son ricas en antioxidantes.

Los principales beneficios de estas semillas se le atribuyen a su alto contenido de sustancias con poder antioxidante como los fenólicos, el tococerol y las proantocianidinas. Estas protegen el organismo frente al daño causado por los radicales libres y evitan la oxidación celular. También contienen una buena cantidad de vitamina C y beta-caroteno; conocidos en el listado de suplementos para mejorar las defensas del cuerpo y reducir el riesgo de enfermedades.

Otro beneficio que vale la pena destacar es que gracias a sus antioxidantes, su consumo contribuye a depurar la sangre para eliminar los desechos que provienen de medicamentos, productos químicos y otros elementos nocivos con los que el organismo tiene contacto. Sus propiedades mejoran la circulación sanguínea, impiden la formación de trombos y favorecen la oxigenación de las células.

¿Cómo podemos, consumir las semillas de uva?

En la actualidad las tiendas herbolarias ponen a nuestra disposición cápsulas y extractos de semillas de uva para consumirlas como parte de la dieta. No obstante, lo más aconsejable es tomarlas en su estado natural, es decir, con la uva entera.

La cantidad máxima al día es de 300 mg.

De forma alternativa se pueden consumir o agregar, de las siguientes maneras:

  • Batidos
  • Sopas
  • Cócteles
  • Postres.

¿A que no conocías estas bondades, de las semillas de uvas? ¡Esperamos que no dudes en comerlas la próxima vez!

Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *