REMEDIOS

Ella se comía un pepino a cada rato, hasta que un día se dio cuenta de que algo había cambiado. Mira lo que pasó!

Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *